DG Política Forestal y Espacios Naturales

Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda

Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda

 
Han transcurrido tres décadas desde la declaración de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda. Fue el 17 de febrero de 1981, cuando por decisión de la Mesa Directiva del Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biosfera, el Director General de la UNESCO, extiende el certificado por el que la Mancha Húmeda, comenzaba a formar parte integrante de la Red Internacional de Reservas de la Biosfera. La propuesta iniciada por el Comité MaB, partía de “la conveniencia de proponer como Reserva de la Biosfera la comarca titulada “Mancha Húmeda”, en la que figura enclavado el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel”. Por su parte, el Patronato del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, certificó su “completo apoyo a la propuesta del Comité Español del Programa MaB (El Hombre en la Biosfera) de la declaración por la UNESCO de Reserva de Biosfera a favor del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel”.
 
En sus inicios, la Mancha Húmeda, contaba con una superficie de 25.000 ha, en la que había una zona fundamental de 6.000 ha, con una gran variación de ésta extensión en función de las condiciones climáticas estacionales. En síntesis, constaba de encharcados, irregularmente repartidos por las provincias de Ciudad Real,Toledo, Cuenca y Albacete, donde los principales ríos que surcan la región (Guadiana, Gigüela, Riánsares, Záncara y Córcoles), se caracterizan por un régimen hídrico extremadamente irregular. Por tanto no existía una delimitación precisa, sino ése conjunto de humedales, de los que el más representativo era el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.
 
Las figuras de protección con la que contaban los humedales, eran las siguientes: Parque Nacional Tablas de Daimiel (Decreto 1874/1973 y Reclasificación mediante Ley 25/1980); Sitio Natural de Interés Nacional de las Lagunas de Ruidera, (Orden de 31-10-1933); Refugio de aves acuáticas en las Lagunas de Alcázar de San Juan (Resolución de ICONA) y Zona de Caza Controlada, en las Navas de Malagón). Los demás humedales, hasta 62, no tenían para entonces figuras de protección específicas.
 
El territorio de la Reserva es un paisaje prácticamente plano, con ligeras ondulaciones y con predominio de cultivos agrícolas. Está formado por depósitos terciarios horizontales, en el que los desbordamientos de los principales ríos, forman las características “tablas”1 y encharcamientos, que junto a lagunas endorreicas y a las surgencias del acuífero constituyen el fundamento de esta extensión húmeda.
 
La altitud media de los humedales oscila entre los 600 y 700 m. sobre el nivel del mar y salvo contadas excepciones, la pendiente es imperceptible a simple vista.
 
La climatología, con claro acento continental y mediterráneo, se caracteriza por una precipitación media próxima a los 400 mm anuales, con temperaturas registradas que varían desde los -15 ºC a los 40 ºC, en función de la época y la zona.
 
La vegetación típica está compuesta por marjales o pajonales palustres, esto es, helófitos emergentes o altas herbáceas que enraízan en el fondo de zonas húmedas, como eneas, carrizos,juncos y, la excepcionalidad de la masiega (Cladium mariscus), representativa junto a Tarayes,de la vegetación típica de las Tablas de Daimiel.
 
También es típica del territorio de la reserva, un conjunto de plantas de ecosistemas propiosde saladares, ya que debido al proceso de evaporación, algunos humedales, dan lugar a la formaciónde suelos salinos, a los que los vegetales han sabido adaptarse, como las orlas halófilas de Sarcocorniafruticosa, varias especies de Limonium sp. o tapetes de Microcnemum coralloides.
 
El caso de la vegetación del entorno de las Lagunas de Ruidera, es totalmente diferente,con formaciones de encinas, coscojas y sabinas (Juniperus thurifera) representativas de una climatologíaáspera, en la que se alternan fuertes sequías con inviernos muy fríos y veranos muycalurosos, sobre suelos calizos en una planicie elevada del terreno. Las lagunas, presentan orlas de vegetación palustre, bosquetes de ribera y una vegetación subacuática, que debido a la transparencia de las aguas conforman verdaderas praderas sumergidas con representantes de los géneros Chara, Potamogeton, Myriophyllum, Utricularia o Zannichellia, entre otros.

Sobre la fauna, se pueden citar innumerables especies estrechamente relacionadas con humedales, con representantes de todos los grupos zoológicos entre los que destacan, además de los endemismos de peces de las Lagunas de Ruidera, las aves, las cuales encuentran en las zonas húmedas de la Mancha, excepcionales lugares para la alimentación, cría y refugio o de descanso en las migraciones. La diferencia de tipologías de los humedales manchegos, con características hidrológicas distintas, dan lugar a una diversidad biológica excepcional, en la que tienen cabida todo tipo de especies de limícolas, anátidas, ardeidas, aguiluchos, etc., dependiendo del humedal que se visite. Ésta ornitofauna, ha sido la responsable de que Las Tablas de Daimiel, el Complejo Lagunar de las Lagunas de Alcázar de San Juan o la Laguna de Manjavacas, hayan sido declarados Humedales de Importancia Internacional, de acuerdo con el Convenio “Ramsar”, y Zonas de Especial Protección para las Aves, en aplicación de la Directiva 79/409/CEE de Aves.

Enlace permanente: 
https://www.castillalamancha.es/node/205623
Ir a arriba
URLs de Interés: 
Convención Ramsar
Descargas: 

Folleto de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda

Formato pdf: 
PDF icon folleto_rbiosfera.pdf

Directrices Estratégicas para la Gestión de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda

Formato pdf: 
PDF icon directrices_estrategicas.pdf

Cartografía de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda

Formato pdf: 
PDF icon mapa_reserva_biosfera_mancha_humeda.pdf

Cartografía digital de la Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda

Formato zip: 
Package icon res_bios_mancha_humeda_clm.zip