Rueda de prensa del Consejo de Gobierno 7 septiembre (Hacienda) II
07/09/2021Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas
El Consejo de Gobierno aprueba el límite de gasto no financiero para el próximo ejercicio

Los presupuestos de 2022 centrarán sus esfuerzos en la generación de empleo y el fortalecimiento del Estado del Bienestar

El límite de gasto no financiero para el próximo año se incrementa un 0,2%, lo que supone una variación de 15 millones de euros, es decir, prácticamente la congelación respecto al techo de gasto del año pasado.
 
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha subrayado que el techo de gasto de 2022, estimado en 7.577 millones, “se ha realizado bajo dos premisas básicas”, la de seguir cumpliendo el compromiso adquirido con los agentes económicos y sociales de mantener congelada la presión fiscal y no reducir la capacidad de gasto para que, en ningún caso, haya recortes.
 

Toledo, 7 de septiembre de 2021.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el límite de gasto no financiero para el ejercicio 2022 por un importe estimado de 7.577 millones de euros, lo que supone prácticamente la congelación respecto al techo de gasto del año pasado, con una ligera variación del 0,2% (15 millones de euros más) para la elaboración de unos presupuestos regionales que centrarán sus esfuerzos en la creación de empleo y el fortalecimiento del Estado del Bienestar.
 
El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha informado en rueda de prensa de la aprobación hoy por el Consejo de Gobierno del límite de gasto no financiero para el próximo ejercicio, conocido habitualmente como techo de gasto, así como de la toma en conocimiento de las previsiones macroeconómicas para los ejercicios 2020-2022.
 
El techo de gasto, que es el gasto máximo en el que la Administración regional puede incurrir a lo largo del próximo ejercicio, se remitirá de forma inmediata a las Cortes de Castilla-La Mancha, iniciándose así el trámite parlamentario preceptivo para aprobar el proyecto de Ley de presupuestos para 2022, con el objetivo de que puedan entrar en vigor el próximo 1 de enero, y se ha elaborado “con dos premisas básicas”, la de seguir cumpliendo el compromiso adquirido con los agentes económicos y sociales de mantener congelada la presión fiscal y no reducir la capacidad de gasto para que, en ningún caso, haya recortes.
 
Ruiz Molina ha resaltado que las cuentas para el próximo ejercicio se constituirán “en el principal instrumento de política económica para generar empleo y seguir apostando por el fortalecimiento de nuestro estado del bienestar, que es el que garantiza la igualdad de oportunidades”.
 
Castilla-La Mancha crecerá un 5,5% el próximo año
 
Respecto a las previsiones macroeconómicas, el consejero ha hecho hincapié en que “la pandemia sigue marcando, como lo hizo el año pasado, la evolución del crecimiento en la región”.
 
En relación a 2020, ha indicado que, debido a “la excepcionalidad” generada por la crisis sanitaria de la COVID-19, así como a la adopción de medidas de confinamiento y restricción de movimiento, “se produjo una fuerte caída del PIB” que, según los primeros avances oficiales, en Castilla-La Mancha se cuantifica en -8,1%, dos puntos y medio menos que la experimentada a nivel nacional, que se calcula en -10,8%.
 
En este sentido, ha explicado que la menor caída en Castilla-La Mancha es consecuencia de la estructura productiva de esta Comunidad Autónoma y ha recordado que los sectores que se han visto más afectados por las medidas de restricción de movimiento y reducción de la actividad, como el turismo o la hostelería, “tienen menor peso en la economía de la región que en el conjunto nacional”.
 
También ha dicho que aquellos sectores en los que estas limitaciones han tenido menor repercusión, como agricultura o industria, tienen en Castilla-La Mancha un mayor protagonismo que en la media del país. Y, por último, ha señalado que hay que tener en cuenta el peso del sector público en la región, al que prácticamente no han afectado las limitaciones y que ha tenido, incluso, “un papel incentivador”.
 
El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha añadido que para este año 2021 se ha previsto que la tasa real del PIB crezca un 4% en Castilla-La Mancha, dos puntos y medio menos de lo que se prevé que lo haga la economía nacional, de acuerdo con el informe de situación de la economía española de julio de 2021, que calcula un incremento de la economía nacional del 6,5%.
 
“Este crecimiento del PIB que estimamos para Castilla-La Mancha va en línea, además, con las previsiones que han hecho los servicios de estudio económico más reconocidos a nivel nacional, como BBVA Research y Funcas que sitúan la tasa de crecimiento de este año en torno al 4%”, ha matizado Ruiz Molina.
 
En esa misma línea, ha destacado que en la elaboración de las previsiones para 2022 “hemos trabajado con la máxima prudencia” y se ha estimado un crecimiento del PIB regional del 5,5%, inferior al que han previsto diversos servicios de estudio económico para la región, como BBVA Research, que lo sitúa en el 6,1%, y que está por debajo también de la prevista para España, que es del 7%.
 
Con todo, el consejero ha asegurado que en Castilla-La Mancha “tenemos los ingredientes para que se produzca un crecimiento importante de la economía” y ha remarcado que, con independencia de las previsiones, “tenemos estabilidad institucional, tenemos voluntad de incentivar la creación de empresas para que podamos generar empleo y gozamos de uno de los mejores índices de confianza empresarial”.
 
El límite de gasto no financiero de 2022 prácticamente se congela
 
En relación con la aprobación del límite de gasto no financiero, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha hecho hincapié en que se ha elaborado una vez conocida la información necesaria en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), celebrado el pasado 28 de julio, en lo que se respecta a la suspensión de las reglas fiscales para el ejercicio 2022, la tasa de referencia en relación al déficit, el importe de las entregas a cuenta y las transferencias que, con carácter extraordinario, va a realizar la Administración del Estado a las autonomías.
 
Ruiz Molina ha detallado las magnitudes que componen el techo de gasto de 2022, estimado en 7.577 millones de euros. La primera son los ingresos propios no financieros, que ascienden a 5.885,7 millones, con una reducción de -4,7% respecto a las previsiones iniciales de 2021. Esta cifra se compone, a su vez, de los 5.333 millones de las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica y la liquidación del ejercicio 2020, en este caso negativa, por importe de -350 millones de euros.
 
El peso que las entregas a cuentas y la liquidación del ejercicio correspondiente tienen en el total del gasto no financiero explica la importancia que para el Ejecutivo de Emiliano García-Page tiene abordar la reforma del sistema de financiación autonómica pues, como ha recordado, los datos de ayer de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) “corroboran que el actual sistema de financiación perjudica a Castilla-La Mancha”.
 
La otra partida de esta magnitud, resto de ingresos propios previstos, asciende a 902,7 millones de euros, que se corresponden con aquellos ingresos, fundamentalmente de carácter tributario, que se gestionan desde la Comunidad Autónoma.
 
La segunda magnitud la constituyen los ingresos esperados en relación al REACT, estimados en 199 millones de euros; y, la tercera, la tasa de referencia en relación al déficit, que para las comunidades autónomas se ha fijado en el 0,6% del PIB.
 
Sin embargo, el consejero ha explicado que respetar esa tasa habría obligado a reducir el techo de gasto en más de 200 millones, por lo que el presupuesto de 2022 partirá del 1,1%, cinco décimas más que la tasa de referencia, que se disminuirá en la medida en que finalmente se apruebe un fondo COVID para seguir atendiendo los gastos extraordinarios derivados de la pandemia.
 
La cuarta magnitud, y como novedad con respecto a 2021, son dos transferencias extraordinarias por parte del Estado: una transferencia adicional para cubrir las liquidaciones negativas de 2020 (350 millones de euros) y una partida para compensar el perjuicio económico que supuso el cambio normativo en el reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, estimado en 142 millones.
 
Y la última serían los ajustes de contabilidad nacional, que suman 599,2 millones de euros y que son, ha concluido, aquellos ajustes que se deben realizar para que el techo de gasto sea fijado en términos de contabilidad nacional.

Enlace permanente: 
https://www.castillalamancha.es/node/329866

Galería Multimedia

  • Rueda de prensa del Consejo de Gobierno 7 septiembre (Hacienda) II

    Rueda de prensa del Consejo de Gobierno 7 septiembre (Hacienda) II

  • RUIZ MOLINA: CRECIMIENTO ECONOMÍA

  • RUIZ MOLINA: EMPLEO Y ESTADO DEL BIENESTAR