18/02/2018Consejería de Fomento
Así lo ha señalado el presidente de la empresa pública

GICAMAN informará a los vecinos del edificio de la Laguna de la Colmada sobre la situación actual en base a cada opción elegida para la reubicación

El presidente de la empresa pública ha dicho que en la comunicación se van a interesar por cada adjudicatario después de que hayan elegido entre las distintas alternativas, así como ha recordado que se mantienen las vías de contacto en GICAMAN, la Dirección Provincial de Fomento o la asistencia social.
 
Barrado ha recordado que cuando se tenga una información veraz y oficial sobre con el diagnóstico del edificio, serán los vecinos los primeros en conocerlo, así como los trabajos y plazos para acondicionar el inmueble y corregir las patologías que puedan derivarse de la inspección técnica que está realizando la empresa especializada.
 

Toledo, 18 de febrero de 2018.- El presidente de la empresa pública de Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (GICAMAN), Javier Barrado, ha manifestado que a lo largo de esta semana se informará a los vecinos del edificio de su propiedad de la Laguna de la Colmada, a través de una comunicación individualizada, sobre la situación actual de cada uno de ellos en base a la opción que cada uno ha escogido para la reubicación.
 
La decisión de desocupar el edificio se debe a las pruebas de diagnóstico global que se están ejecutando, por parte de una empresa especializada, para conocer las patologías que pueda tener el inmueble y proceder a marcar, en consecuencia, la hoja de ruta de las obras de adecuación que sean necesarias.
 
Barrado ha explicado que “nos vamos a interesar por la situación de cada adjudicatario, como hemos venido haciendo desde el primer día, a través de la asistencia social contratada ACCEM, GICAMAN, o la Dirección Provincial de Fomento”. Desde todas estas entidades, se ha mantenido y se mantiene habilitado un contacto para atender, en cualquier momento, preguntas, dudas o gestiones que necesite cualquiera de las familias.
 
Respecto a la información sobre el estado actual del edificio, el presidente de GICAMAN ha dicho que “no tenemos novedades más allá de que una empresa técnica está haciendo los trabajos necesarios para obtener la situación real del inmueble y, una vez que se tenga esa radiografía de los técnicos, se podrá trasladar esta información a todas estas personas, pero siempre en base a unos criterios definitivos marcados por estos expertos, que serán quienes marquen los siguientes pasos a ejecutar”.
 
Así, Javier Barrado ha subrayado que “no se trata de dar o no la información, sino que cuando se haga se haga de una forma veraz y oficial, cuando hayan terminado su trabajo los que saben de esta materia”.
 
El presidente de la empresa pública ha recordado que “los adjudicatarios de estas viviendas y que tenían los alquileres en vigor han recibido tres opciones después de dejar libres sus casas”, como han sido: una vivienda pública alternativa (a la que ya se han acogido 24 familias y hay varias más pendientes de firmar próximamente), una ayuda económica de Bienestar Social (caso en que se mantendrá una suspensión temporal del contrato y no tendrá que abonarse el alquiler) o la rescisión del contrato con el que se rompe la relación contractual entre GICAMAN y el adjudicatario.
 
En el caso de los vecinos reubicados en otra vivienda de alquiler, GICAMAN se hace cargo del coste íntegro de esa factura, mientras que los inquilinos tienen que seguir abonando el alquiler ordinario de Laguna de la Colmada, con la intención de mantener ese contrato para regresar al edificio cuando se hayan terminado las obras.
 
El presidente de la empresa pública ha vuelto a insistir en que en los casos en que las familias se hayan acogido a las ayudas económicas, GICAMAN no va girar recibos del alquiler de La Laguna de la Colmada mientras se mantenga la actuación que va a llevarse a cabo en el edificio, ya que en esta opción son los propios vecinos los que se gestionan un alquiler con terceros de manera privada.
 
En este caso, sigue en suspensión temporal el antiguo contrato de la Laguna de la Colmada y la persona que se acoge a esta ayuda económica de emergencia se gestiona su contrato provisional mientras duren los trabajos en el edificio de GICAMAN.
 
Barrado ha reconocido que prácticamente todas las familias han optado ya por la solución que más se ajustaba a sus necesidades, del mismo modo que ha expresado que en los dos casos que eligieron ser reubicados y que todavía no han aceptado ninguna de las propuestas habitacionales, se les va a informar que ya disponen de un breve plazo para decidir entre estas alternativas.
 
Situaciones irregulares en el inmueble
 
En caso de aquellas situaciones irregulares que se mantenían en el edificio, Barrado ha negado la existencia de algún caso de desahucio, ya que en este supuesto “no se ha seguido el procedimiento habitual para ser adjudicatario de una vivienda pública en régimen de alquiler a través de la lista de demandantes de vivienda de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha”.
 
De esta forma, ha continuado el presidente, “aquí GICAMAN no puede dar una solución habitacional, porque se estaba ocupando una vivienda de forma irregular”. Pese a esta circunstancia, la empresa pública es conocedora de que esta familia ha recibido una ayuda de Bienestar Social, quien puede seguir prestando su asesoramiento para buscar una solución a través de su Dirección Provincial.
 

Enlace permanente: 
http://www.castillalamancha.es/node/265874

Galería Multimedia

  • GICAMAN informará a los vecinos del edificio de la Laguna de la Colmada sobre la situación actual en base a cada opción elegida para la reubicación