20/10/2018Consejería de Sanidad
Así lo ha asegurado el consejero de Sanidad en la XII Jornada de la Asociación de Pediatría de AP

El Gobierno de Castilla-La Mancha continuará apostando por la recuperación de la formación especializada para disponer de más pediatras

Actualmente en Castilla-La Mancha la oferta de plazas MIR para pediatría son 14, muy lejos de las cinco que ofertó el Gobierno del PP en el último año de su legislatura.
 
Las políticas del Gobierno de Castilla-La Mancha con la población pediátrica alcanzan desde el incremento de las pruebas del talón, a la financiación del parche para medir los niveles de azúcar de los niños diabéticos menores de 17 años sin necesidad de pincharse, pasando a la adecuación del calendario vacunal nacional.
 

Cuenca, 20 de octubre de 2018.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha apostado en los últimos años por recuperar la formación de especialistas para disponer de más profesionales, ofertando 14 plazas vía MIR en esta convocatoria, muy lejos de las cinco que se ofertaron en el último año de legislatura del Partido Popular.
 
Así lo ha afirmado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz durante la inauguración de la XII Jornada de la Asociación de Pediatría de Atención Primaria de Castilla-La Mancha.
 
Fernández Sanz ha explicado que, en la pasada legislatura, Castilla-La Mancha redujo sus plazas de formación MIR, concretamente en Pediatría, “de las 14 plazas de Pediatría que teníamos acreditadas en nuestra región solo se ofertaron cinco en el año 2015, un auténtico desatino puesto que para una comunidad como la nuestra es fundamental formar a nuestros propios pediatras para evitar que se nos marchen a otras comunidades vecinas”, ha afirmado el consejero.
 
Por el contrario, en la actualidad, “llevamos dos años consecutivos ofertando el cien por cien de las plazas acreditadas que tenemos, pero queremos crecer más y por ello hemos solicitado al Ministerio que aumente nuestra oferta porque necesitamos más profesionales trabajando en nuestra región”.
 
En este sentido, el consejero ha explicado que, a día de hoy, en Atención Primaria hay 251 pediatras, para atender a una población de 310.000 niños menores de 14 años, el 15 por ciento de la población de la región.
Hasta el mes de septiembre se han atendido 989.526 consultas de Pediatría en la Atención Primaria de Castilla-La Mancha.
 
Así, Fernández Sanz ha recordado cómo hace dos años, en el mismo evento científico, dijo que “íbamos a hacer una apuesta por recuperar plazas de formación y dos años después, con las cifras oficiales en la mano, podemos decir que el Gobierno de Emiliano García-Page cumple”.
 
El consejero ha insistido durante su intervención en que en la región “estamos fomentando el trabajo en red”. Así ha recordado que “en Pediatría tenemos la Red de Oncohematología pediátrica, una red con dos nodos, uno en Albacete y otro en Toledo”, ha comentado.
 
Entre las medidas adoptadas en relación a la población pediátrica de Castilla-La Mancha, el consejero ha explicado que desde el año pasado los niños diabéticos de Castilla-La Mancha no se tienen que pinchar para medirse la glucemia y gracias al Gobierno de Emiliano García-Page y al esfuerzo económico que se está haciendo, todos ellos llevan un parche que mide el nivel de azúcar de forma continua, evitando los molestos pinchazos  en la yema de los dedos.
 
Finalmente, ha explicado dos nuevas medidas adoptadas por el Gobierno regional como es la gratuidad de los medicamentos para los menores de 18 años y con una discapacidad igual o superior al 33 por ciento, a los que se les dispensará los fármacos en las oficinas de farmacia con un modelo de reintegro de gastos; y el aumento de 20 a 24 de las enfermedades congénitas, endocrinas y metabólicas detectadas en la conocida como ‘prueba del talón’ que se realiza a los niños recién nacidos, a partir del próximo 12 de noviembre.

Enlace permanente: 
http://www.castillalamancha.es/node/279927

Galería Multimedia

  • El Gobierno de Castilla-La Mancha continuará apostando por la recuperación de la formación especializada para disponer de más pediatras